James Zuluaga

Con apenas veintiocho años de edad, James Zuluaga es considerado por los habitantes de la comuna 13 de Medellín, como un líder que les brinda asesoría o les muestra el camino legal para lograr la reivindicación de derechos vulnerados por el conflicto armado o la misma delincuencia. *Foto por: Carlos Barragán
Sus compañeros de la Corporación Pazifistas definen a Zuluaga como un recurso comunitario al que acuden decenas de personas víctimas de hechos violentos, como el desplazamiento forzado, la agresión sexual o el homicidio de un familiar, para que les enseñe la ruta institucional que les permita denunciar y hacer visible la violación de sus derechos. El asesinato, hace unos años, de Edwin Zuluaga, uno de los hermanos de James, para muchos fue el principal detonante e impulsor para que este paisa se convirtiera en un defensor de esa comunidad, que venía padeciendo el dolor que él debió vivir en carne propia. Pero el trabajo de James también está enfocado en los niños, ya que desde hace dos años dirige una escuela de formación de futbolistas para pequeños entre los cinco y los quince años, en la que promueve el amor por la vida y el aprendizaje de valores, como el respeto, la honestidad y la tolerancia como mecanismo de convivencia y paz.
Con apenas veintiocho años de edad, James Zuluaga es considerado por los habitantes de la comuna 13 de Medellín, como un líder que les brinda asesoría o les muestra el camino legal para lograr la reivindicación de derechos vulnerados por el conflicto armado o la misma delincuencia.