Christian Silva

Este ingeniero mecatrónico y estudiante de doctorado de la Universidad Nacional fabrica y dona prótesis impresas en 3D a niños de escasos recursos, todo con el apoyo de sus compañeros de la fundación Materialización 3D. *Foto por: Mónica Rincón
Los niños extienden su brazo y fácilmente se ajustan las prótesis que más parecen las manos de una princesa de Disney o de un súper héroe, cuando flexionan el codo, la mano se abre o se cierra y los niños pueden jugar, escribir y montar bicicleta. Para los niños que no tienen codo Christian está innovando con prótesis mioeléctricas, que tienen un sensor que lee las corrientes eléctricas de las contracciones musculares y de esa forma controlar el movimiento de la muñeca y la mano.
Este ingeniero mecatrónico y estudiante de doctorado de la Universidad Nacional fabrica y dona prótesis impresas en 3D a niños de escasos recursos, todo con el apoyo de sus compañeros de la fundación Materialización 3D.